Tienda Vallmont

Nuestra tienda online

Secretaría Virtual

Documentos importantes

Calendario

Fechas importantes

Síndrome postvacacional en niños

Tras el verano, hay que regresar a las obligaciones y a la rutina diaria, algo que requiere un tiempo de adaptación que a muchos les genera ansiedad y malestar. Es el conocido como síndrome postvacacional.

Aunque la tensión que genera la vuelta de las vacaciones no está tipificada como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud, lo cierto es que se trata de un síndrome con síntomas muy específicos: estrés, ansiedad, irritabilidad, insomnio y desánimo.

El síndrome postvacacional no es exclusivo de las personas adultas. Los niños también pueden sufrirlo. La vuelta al colegio y el fin de disfrutar de tiempo libre sin horarios, puede generar nerviosismo y ansiedad en los más pequeños de la casa.

En general, es un proceso por el que pasan millones de personas cada año. Se trata de un síndrome que es habitual en esta época y que tanto en adultos como en niños, suele durar no más de una semana, el tiempo suficiente para adaptarse a la nueva dinámica de sus vidas como son el trabajo, el colegio, las tareas domésticas, los deberes, etc.

En el caso del síndrome postvacacional en niños, si bien es cierto que para la mayoría de los pequeños, la vuelta al cole es motivo de alegría e ilusión, también hay casos en el que esta nueva rutina provoca efectos negativos en el estado de ánimo e incluso síntomas físicos específicos:

  • Ansiedad
  • Angustia
  • Insomnio
  • Irritabilidad
  • Tristeza
  • Cansancio
  • Falta de apetito
  • Diarrea
  • Vómitos

Si detectas algún síntoma de síndrome postvacacional en niños, puedes aplicar varios métodos para paliar sus efectos sobre el pequeño:

  • Recuérdale los aspectos positivos de la vuelta al colegio: ver a sus compañeros de aula, estrenar material escolar y libros nuevos, estrenar ropa, animarle con alguna actividad extraescolar que le guste, etc.
  • Cuida su alimentación: una dieta sana y equilibrada influye de forma directa en la salud y estado anímico de cualquier persona. Los niños, en verano, suelen variar sus hábitos alimenticios y sus horarios de comida. Comienza, un par de semanas antes del primer día de colegio, a regular sus horarios de comida. Haz que desayunen más pronto para ajustar la comida y la cena a los horarios que mantendrán en el periodo escolar. Cuida también los alimentos. Procura que sean sanos, nutritivos y variados.
  • Nunca los adultos deben transmitir nerviosismo ante el fin del periodo vacacional. Los adultos deben mostrarse serenos y comunicativos con los niños, así como hablar con total naturalidad sobre el nuevo periodo que la familia va a vivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Extraescolares Vallmont INFO
¡¡Inscripciones abiertas!!
Catálogo de actividades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies