Las nuevas tecnologías cada vez juegan un papel más importante en la educación de los niños.

Los padres pueden encontrar una gran ayuda en ellas porque hoy en día existen multitud de apps para aprender tareas diarias que pueden inculcar a sus hijos. Se trata de una manera divertida de educar y aprender a la vez que se divierten.

Las apps para aprender tareas diarias pueden ayudar a lograr que los niños comiencen a ser cada vez más independientes, ya que gracias a su uso, los pequeños comenzarán poco a poco a realizar ciertos actos sin la ayuda de los papás.

A continuación te mostramos tres de las apps para aprender tareas diarias más exitosas:

  • Clara City: se trata de una app muy completa que trata varios aspectos de la vida cotidiana de un niño. Por ejemplo, les ayuda afrontar el miedo a la visita del médico, inculca normas de educación vial para que, entre otras cosas, aprendan a cruzar la calle de forma correcta y sin peligro, enseña cómo adquirir hábitos de higiene diarias y cómo realizarlos sin la ayuda de los mayores, etc.
  • El mundo de Teo: no hay nada más efectivo como hacer que un personaje de dibujos que nuestros hijos admiran, sea el que les muestre cómo realizar ciertas tareas. Teo es un personaje que triunfa entre los más pequeños y posee su propia app. El mundo de Teo educa en todo tipo de materias. Los niños aprenderán cómo realizar tareas de la casa, cómo adquirir hábitos de higiene, cómo superar problemas con el lenguaje infantil, etc.
  • Álex aprende a vestirse solo: el protagonista de este juego, Álex, enseña a los pequeños de la casa cómo deben vestirse ellos solos, sin la ayuda de papá o de mamá. Los niños imitaran los movimientos de Álex y poco a poco serán capaces de realizar esta tarea diaria solos. Cada movimiento que realiza Álex, como por ejemplo el consistente en atar los cordones de unos zapatos, se mostrará de forma lenta y detallada para dar la posibilidad al niño de que lo imite.

Las apps para aprender tareas diarias no sólo lograrán que los pequeños de la casa ganen en confianza en sí mismos y que se diviertan mientras aprenden. Para los padres es una magnífica manera de contar con más tiempo libre. Cuanto más independiente sea un niño de un adulto, más tiempo libre ganará ese adulto para realizar otras tareas de manera más tranquila.